¿Sabe usted qué hacer si un empleado o cliente se accidenta dentro de su negocio?

shutterstock_153986300
Si usted es empleado, cliente o propietario de un negocio, seguramente alguna vez se ha preguntado ¿qué pasaría si me accidento? ¿Quién respondería? ¿Estoy cubierto de alguna manera? Pues bien, pensando en esto, acá encontrará las respuestas que busca.

¿Cuándo no es un accidente laboral?

Cuando ocurre en el espacio de almuerzo o si sucede yendo o volviendo del trabajo (a menos que la empresa provea el transporte), es decir, cuando el accidente ocurre por fuera de las actividades diarias de la empresa.

¿Cuándo es un accidente laboral?

Se entiende que hay un accidente laboral, cuando mientras se cumplen las ordenes de un empleador ocurre un “suceso inesperado, repentino, es decir, el peligro entra en contacto con la persona y se genera una lesión”, según aseguró para Finanzas Personales, Daria Cecilia Rivero, Gerente Técnica de la ARL Sura.

Si mis empleados están afiliados a la ARL, ¿cómo proceder?

Debe informar a la ARL y estos remitirán al paciente al servicio médico. De ahí en adelante la ARL se encargará de las lesiones sufridas por el empleado.

¿Qué es una ARL?

El Sistema General de Riesgos Laborales o ARL, es el conjunto de entidades públicas y privadas, normas y procedimientos, destinados a prevenir, proteger y atender a los trabajadores de los efectos de las enfermedades y los accidentes que pueden ocurrirles con ocasión o como consecuencia del trabajo que desarrollan.

¿Y si mis empleados no están afiliados?

Si su negocio se encuentra en la economía informal y sus empleados no están afiliados a una ARL, cualquier costo causado por el accidente, los medicamentos y la incapacidad, deberán ser pagados por el empleador, como lo hubieran hecho los seguros.

¿Qué hacer en caso de que un cliente tenga un accidente?

Antes que todo, si el negocio cuenta con alguna póliza de responsabilidad civil por daño a terceros, podrá hacer uso de la cláusula, que se encargará de cubrir los gastos de indemnización por daños materiales o lesiones personales. Para hacer uso del seguro, deberá contactarse con la empresa con la que lo haya adquirido para saber qué documentos y acciones deberá llevar a cabo para la reclamación. Si es un trabajador del negocio el que se accidenta, revise si este cuenta con ARL.

Existen tres casos donde el establecimiento comercial no deberá responder por las lesiones sufridas por el cliente:

1. Si el accidente es responsabilidad del cliente, es decir, que él por su cuenta se expuso al peligro.
2. Un caso fortuito, como por ejemplo, un terremoto.
3. Si el accidente fue culpa de un tercero ajeno al establecimiento.
Si el accidente fue responsabilidad del establecimiento comercial, el cliente deberá probarlo y buscar conciliación con el negocio. Si no lo logra, deberá entablar una demanda para la indemnización por daños y perjuicios.

Por último, es muy importante que tenga siempre los datos de la ARL en un lugar visible, así como el teléfono para emergencias, el de bomberos, Cruz Roja, Defensa Civil y policía. ¡Es importante que tenga estos datos a la mano en caso de cualquier eventualidad!