Cuando se gasta más de lo que ingresa

unnamed (1)Muchas personas tienen la percepción de que gastan más dinero del que les ingresa al mes. Esto hace que a final de mes no tengan para cubrir sus gastos básicos de alimentación, transporte o pago de servicios públicos y muchas veces, terminan endeudándose para poder cubrir estos gastos. Cuando esto sucede se preguntan por qué no les alcanza el dinero, hacen cuentas en su cabeza o en un cuaderno y no encuentran las razones de su “descuadre”.

Este tipo de situaciones suelen suceder a personas que no controlan sus “gastos hormiga”, es decir, aquellos gastos que aunque son muy pequeños, se vuelven importantes por lo recurrentes. Por ejemplo, las personas que les gusta comprar pandebonos y compran a diario, un pandebono puede costar $800, un gasto relativamente pequeño, pero si compra 2 al día, gasta $1.600 diarios. Y si esto lo repite todos los días del mes, gasta $48.000 mensuales o $576.000 al año. Es decir, comprar 2 pandebonos al día representa prácticamente un salario mínimo en el año.

Así como los cigarrillos, también pueden ser “gastos hormiga” el tinto, las comidas rápidas o comidas fuera de la casa, gastos de transporte extraordinarios como tomar taxis, los postres, dulces o pasabocas que se consuman a diario, entre otros.

¿Cómo puede identificar y controlar los “gastos hormiga”?

1. En un cuaderno o en un programa de computador como excel haga un listado de todos los gastos que tiene cada día. Realice este listado preferiblemente en la noche indicando el tipo de gasto y su valor.

Ejemplo:
– Transporte: $5.000
– Almuerzo: $8.000
– Pago del recibo del agua: $18.000
– Onces de los niños para el colegio: $3.000
– Postre y cigarrillo 5.000

2. Al final del mes revise este listado y haga una suma de cuánto gasta en esos “gastos hormiga”. Recuerde que estos gastos son aquellos gastos pequeños y extraordinarios que hubiera podido evitar.

3. En caso que considere alta la suma de los “gastos hormiga”, empiece a revisar cuáles de ellos puede eliminar. Seguramente la gran parte de ellos se pueden eliminar o reemplazar en opciones menos costosas.

Ejemplos:
– El gastos de taxis puede reemplazarlo por gastos en transporte público o movilizarse en bicicleta
– El gasto de tinto o cigarrillos, podría eliminarlo o reducirlo a que fuera solamente un cigarrillo y un tinto al día.
– Las comidas fuera de casa podría eliminarlas o cambiarlas por opciones menos costosas (frutas).