Ser corresponsal bancario traerá beneficios a su negocio

shutterstock_49671463
Con el objetivo de promover la inclusión financiera en las diferentes regiones del país y agilizar los trámites bancarios para los usuarios de estas entidades, se creó el Decreto 2233 de 2006, que reglamenta el modelo de corresponsales bancarios.

Con este modelo, los bancos están en capacidad de crear contratos con otros comercios y negocios para que los ciudadanos puedan hacer movimientos de dinero desde estos establecimientos (tiendas, misceláneas, minimercados, entre otros), acercando a los bancos a las regiones más apartadas, aumentando la inclusión financiera y facilitándole a los ciudadanos las diferentes diligencias.

¿Sabía que usted puede aplicar para que su establecimiento sea un corresponsal bancario y obtener beneficios económicos? No todos los comercios pueden serlo, para ello, tienen que cumplir con determinados requisitos.

A continuación le contamos algunos de los beneficios y requisitos para un corresponsal bancario:
Beneficios para su negocio:

● Es una posibilidad para incrementar sus ventas, pues más personas visitan y conocen su negocio.

● Incluye nuevos servicios para ofrecerle a los clientes.

● Como dueño de un negocio, este es un gancho para vender sus productos y servicios.
Requisitos para ser un corresponsal bancario:

Los requisitos para ser corresponsal bancario los define cada establecimiento de crédito, por ejemplo, en el caso de Davivienda, los requisitos son:

● Certificado de Cámara y Comercio vigente (se debe renovar anualmente) o RUT, que se actualiza únicamente en caso de cambios en el formulario, como por ejemplo, cambio de ubicación o de actividad económica).

● No estar reportado en centrales de información.

● Tener un computador con cualquier versión de Windows.
Así mismo, los establecimientos de crédito definen qué servicios prestarán los corresponsales bancarios. Sin embargo, por lo general, ofrecen los siguientes servicios:

● Depósitos y retiros en efectivo de cuentas de ahorro, corrientes y de monederos electrónicos.

● Transferencias de fondos entre cuentas de ahorro, corrientes y de monederos electrónicos.

● Desembolsos, como por ejemplo, retiros de cuentas de ahorro, corrientes y de monederos electrónicos.

● Recaudos en efectivo, como por ejemplo, pago de facturas de servicios públicos y privados, impuestos, entre otros.

● Recibo de documentos e información para la apertura de cuentas corrientes, de ahorro; también para solicitudes de crédito.

¿Cómo le pareció esta sencilla estrategia para expandir los servicios que presta su negocio, atraer clientes y engancharlos para que adquieran sus productos? Está en sus manos probarla y observar los beneficios, ¡esperamos que sea un éxito para su negocio!